JefeHorrible

Estoy seguro de que todos hemos pasado por esto en alguna ocasión, debido a que todos hemos estado en un trabajo donde el jefe era absolutamente terrible.

El tipo de jefe que hacía de tu trabajo algo insoportable, a tal punto de querer “echarte a correr” a la primera oportunidad.

Por desgracia existen una gran cantidad de jefes “horribles” allá afuera, los cuales tienen la capacidad de convertir el trabajo más divertido en algo verdaderamente  aterrador.

A continuación veamos algunas de las características de un jefe terrible:

1. Controlador

Existe una clara diferencia entre un jefe y un cualquier tipo de líder.  Un gran líder sabe cómo motivar a las personas y sobre todo hacer que la gente que lo rodea mejore.

Este horrible jefe es una persona que se la pasa dando órdenes o asignando pesados trabajos a los empleados sin darles algún tipo de explicación.

Es seguro que muchos de sus subordinados aún no saben exactamente por qué están sometidos a una gran carga de trabajo.

2.  Indeciso

Estos horribles jefes tienen esta característica al momento de pedir ciertas tareas, esto es debido a que ellos muchas veces no se detienen a analizar la situación lo suficiente como para darse una idea de cómo va a ser el resultado final. Simplemente se limitan a pensar que estas tareas son “buenas ideas” y tienden a ponerlas en práctica sin considerar los pros y los contras.

Cuando piensan en esto más a detalle, entonces ya no saben si deben seguir con el trabajo debido a que se dan cuenta de que no tienen ni idea de lo que sigue y saben que si fallan van a quedar mal “parados”.

Un gran líder siempre va a evaluar la situación y será capaz de realizar una tarea en caso de que sea lo mejor para la compañía. Aunque se trate de una buena idea, ellos no tienen miedo de fallar y de volver a intentar algo nuevo.

3. Soberbio

Ellos siempre piensan que tienen la razón, por lo regular no les gusta saber las opiniones de otra persona y siempre mostrarán su desagrado al escuchar una idea potencialmente buena o en su caso, buscarán quedarse con el crédito de la misma.

Mientras tanto los líderes siempre tienen la mente abierta, lo suficiente para entender que todos en la oficina son iguales y que todo empleado tiene la capacidad de crear nuevas ideas y así aportar algo, siempre y cuando el jefe se mantenga humilde.

4. Resistente al Cambio

Una mala gestión siempre va a “abrazar” el estancamiento y no va a desear cambiar ciertos procesos dentro de la oficina. Por lo general a ninguna persona le gustan los cambios, pero si los jefes se resisten a los cambios estarán exponiendo sus trabajos.

El crecimiento de una empresa requiere que sus diferentes áreas se reinventen constantemente, aportando nuevas ideas que les permitan a sus empleados trabajar en mejores condiciones y sobre todo satisfacer a sus clientes.

5. Obsesivo

Podríamos estar equivocados al pensar esto, pero probablemente el ser obsesivo es lo peor que una persona le puede hacer a otra. Un jefe obsesivo está constantemente revisando el trabajo de los empleados, buscando asegurarse de que está terminado a su total satisfacción y esto es en verdad una gran tontería. Por esta característica, se la pasan desmotivando a sus empleados y arruinando la calidad en sus trabajos.

Algunos de los mejores lugares para trabajar promueven la autonomía de sus empleados, de esta manera les dan la libertad de terminar más tareas y a su gusto, esto elimina grandes cantidades de estrés, tanto para los jefes como para los empleados motivandolos para realizar mejor su trabajo.

6. Gobierno de Terror

Este tipo de táctica hace del trabajo un lugar “arcaico” donde todos suponen que el jefe es una clase de “Semi-Dios”, pero las cosas han cambiado desde hace algunos años y ya no hay espacio para este tipo de “liderazgo”.

El prototipo moderno de los lugares de trabajo es más liberal y no utiliza el miedo como forma de administración. Todos hemos visto ese tipo de películas antiguas donde los jefes maltrataban a sus empleados y donde les decían que prácticamente los iban a “lanzar al fuego” si no terminaban sus arduos trabajos.

Bueno, pues esa es la razón por la cual el jefe en este tipo de películas usualmente eran los villanos, así que aunque lo sienta mucho el Sr. Scrooge de la película “Un Cuento de Navidad” este tipo de administración no funciona más.

7. Carente de Visión

Es un problema cuando el jefe no tiene visión y solo se enfoca en soluciones a corto plazo.

Aunque se trate de asuntos relacionados con productos o servicios, con el ambiente laboral o con algún tipo de conflicto, un jefe que no se puede tomar el tiempo para establecer una solución definida o una visión a largo plazo que puede bajar considerablemente la moral de sus empleados.

Los grandes jefes tienden a crear una planeación para las siguientes semanas, meses o inclusive años.

8. Favoritista

No existe un lugar para el nepotismo dentro del lugar de trabajo.

Un jefe horrible no debería escoger a sus favoritos en la oficina, especialmente si ellos tienen que buscar a un candidato para una buena posición. Un jefe puede tener amistad con sus empleados, (aunque muchos no estén de acuerdo con esto), de todas formas ellos deben aprender a separar la amistad del trabajo.

Los líderes muchas veces ven las relaciones personales como una buena oportunidad de encontrar a un colega. Ellos pueden separar el trabajo de los asuntos personales y se esfuerzan para establecer grandes relaciones con las personas con las que trabajan.

9. Arrogante

La arrogancia es una actitud muy similar a la soberbia, un jefe arrogante puede arruinar el lugar de trabajo con su personalidad ostentosa. Ellos llevan esta horrible personalidad por todos lados, la cual les hace creer que son la persona más poderosa del mundo.

No hay lugar para esta actitud en la oficina y los buenos líderes dejan sus egos en la puerta. Ellos saben cómo ganarse a sus empleados al hacerlos pensar que todos trabajan juntos como equipo y no tratando de mostrarles todo el tiempo sus logros personales.

10. Enojón

Es evidente que los jefes enojones son verdaderamente ridículos.

Ellos piensan que por haber logrado alcanzar una posición de poder ellos pueden insultar, menospreciar, y tratar a los demás mal. Definitivamente esto no es un buen indicador de un liderazgo efectivo, ya que esto indica que se está usando el liderazgo como un tipo de gobierno de terror.

Los verdaderos líderes pueden tener una buena actitud y no permitir que sus emociones saquen lo “mejor de ellos”.

11. Culpa a Otros

Esto es el equivalente a una persona que se la pasa dando excusas todo el tiempo en la oficina.

Este tipo de jefe siempre va a culpar a otros en lugar de tomar sobre si la responsabilidad. Básicamente, un jefe que culpa a otros va a observar todas las cosas que están mal y va a poner la responsabilidad sobre los empleados.

Un gran líder es capaz de tomar la responsabilidad por los errores que cometa, y aún más impresionante es el hecho de que algunas veces toma la culpa por los errores de los empleados simplemente porque no estaba presente para corregir los errores de su equipo de trabajo.

12. Se Mueve por Emociones

Por último, un jefe horrible es alguien que es movido por sus emociones. Una cosa es tomar un par de decisiones basadas en la confianza o en un buen presentimiento, pero otra cosa muy diferente es hacer las cosas sin ningún tipo de respaldo.

Los grandes líderes usualmente toman sus decisiones con una buena cantidad de información detrás de sus razonamientos.

Esta es una ruta menos arriesgada pero con una mayor recompensa, esta es la razón por la cual existen muchas herramientas en Internet, las cuales los grandes líderes utilizan para tomar ventaja al usar la información disponible en este medio para confirmar sus suposiciones.

Recordemos que hay una clara diferencia en ser un horrible jefe (como los ya mencionados) y ser un líder.

Creo que los lugares de trabajo crecerán mucho más rápido si continuamos moldeando personas para que se conviertan en mejores líderes.

Es por eso que es importante hacer que los empleados se identifiquen con sus áreas de trabajo y esforcémonos para promover prácticas que permitan seguir al líder y respetarse unos a otros.

¿Has tenido un Jefe Horrible?… ¡Platícanos tu Historia!

Fuente: Ser Emprendedor




Shares
Share This